La miopía es uno de los defectos visuales más comunes hoy en día. Se basa en la dificultad de ver de lejos a causa de tener el globo ocular más largo de lo normal, imposibilitando que se forme la imagen en la retina y provocando que ésta sea borrosa. Aunque son muchas las personas que sufren miopía, no siempre tenemos toda la información veraz sobre ella y llegamos a creer mitos alejados de la realidad. ¡Esta semana los desmentimos!

Horas y horas trabajando y estudiando delante del ordenador, tardes frente a la pantalla del televisor, todo el día consultando el teléfono móvil… Lo cierto es que pasamos muchas horas frente a pantallas digitales, y nuestros ojos pueden sufrir las consecuencias. La presencia tan importante de la tecnología en nuestro día a día ha conllevado el aumento de las personas que padecen miopía, así que en el post de esta semana te damos 10 tips para combatirla.

La Ortoqueratología, también conocida como Orto-K, es un procedimiento no quirúrgico que tiene como finalidad la reducción temporal de algunos defectos visuales, como la miopía y el astigmatismo. Las lentes utilizadas en este tratamiento son permeables a gas y consiguen reducir los defectos visuales en un espacio de tiempo sorprendentemente corto. Si la semana pasada alertamos de la previsión de que la mitad de la población mundial sea miope en 2050, la Ortoqueratología es una buena opción para evitar que esta previsión se cumpla.

La mitad de la población mundial, unos 5.000 millones de personas, podrían llegar a sufrir miopía en 2050, según los resultados de un informe publicado por la Holden Vision Institute Brien, una de las instituciones más prestigiosas de oftalmología en Estados Unidos. Según el mismo estudio, de los 5.000 millones de personas con riesgo de ser miopes, 1.000 millones padecerán alta miopía, lo cual supone un riesgo de ceguera si no se realizan las intervenciones y los tratamientos apropiados.