¿Por qué me palpita el ojo?

Notar una palpitación, una especie de latido en el ojo, es algo muy común que experimentan muchas personas, es posible que incluso a ti misma/o te pase de vez en cuando, pero ¿sabes de qué se trata y cuáles son sus causas? Si quieres descubrirlo, sigue leyendo porque despejamos todas tus dudas sobre esa palpitación en el ojo.

0

¿Todas las palpitaciones son igual? Tipos y causas

Dependiendo de sus características, los latidos o temblores se clasifican de la siguiente manera:

  • Mioquimia orbicular o espasmo palpebral menor. Se trata de una contracción nerviosa leve, una ligera vibración espontánea en el párpado que no implica gravedad y suele resolverse por sí sola sin necesidad de tratamiento. Las causas que hay detrás de este tipo de latido son:

– Estrés y ansiedad.

– Cansancio y falta de sueño.

– Sequedad ocular.

– Ingesta de bebidas o sustancias estimulantes.

– Irritación ocular.

 

  • Blefaroespasmo o espasmo hemifacial. Esta palpitación se da en ambos ojos y genera un cierre involuntario de los párpados o dificultad para abrirlos. También puede afectar a otras partes de la cara, por lo que es mucho más molesto y serio y puede estar relacionado con patologías más graves.

 

¿Se pueden tratar y prevenir los espasmos oculares por estrés?

Teniendo en cuenta las causas que hay tras este tipo de palpitaciones en el ojo, puedes aplicar las siguientes medidas:

  • Hazte masajes oculares.
  • Ponte calor sobre el párpado afectado con un paño húmedo.
  • Aplica técnicas de gestión de estrés, especialmente cuando vivas situaciones o momentos en los que sientas mayor ansiedad. La meditación y la respiración consciente pueden serte de utilidad para mantener el estrés bajo control.
  • Intenta descansar las horas recomendadas y que el sueño sea reparador. Meditar también antes de acostarte y tener una rutina regular te servirá para conseguir una mayor relajación y un descanso de calidad.
  • Haz ejercicio y, en general lleva una vida activa, pues es otra de las recomendaciones de los expertos para vivir con menos estrés en el día a día.
  • No olvides hacerte una revisión ocular anual para detectar cualquier anomalía o problema de salud visual.

¿Cuándo debo pedir ayuda?

Como hemos dicho anteriormente, estos latidos o palpitaciones en el ojo no suelen ser graves y remiten por sí solos, pero debes consultar con un especialista si se da alguno de los siguientes casos porque podría indicar que detrás hay alguna enfermedad que debe ser tratada:

  • Si los temblores no desaparecen tras una semana.
  • Si aparecen otros síntomas como enrojecimiento, picor, inflamación o secreciones.
  • Si el párpado se cierra totalmente y/o es muy difícil abrirlo de nuevo.

 

Ahora que ya sabes que el estrés está detrás de la mayoría de los temblores y latidos del ojo, seguro que cuando vuelva a sucederte te lo tomarás de otra forma y entenderás que quizá necesites un poco de calma y que se trata simplemente de una contracción involuntaria del músculo del párpado. Si quieres más información puedes llamar a tu óptica +Visión más cercana y pedir cita, y si quieres hacer tu pedido de lentillas, puedes hacerlo aquí.