Mujer con lentes de contacto progresivas haciendo yoga

Descubre la libertad con las lentes de contacto progresivas

Cuando sólo existe una alteración visual, como la miopía o la hipermetropía, la corrección mediante gafas o lentillas está clara, pero ¿qué sucede cuando hay más de un problema visual? De hecho, a partir de los 40 años, cuando aparece la presbicia o vista cansada, es muy común la necesidad de una corrección doble. Hasta ahora, la solución a esta cuestión residía únicamente en llevar gafas progresivas que corregían ambas alteraciones, pero en la actualidad existe la opción de llevar lentillas progresivas o multifocales. Si es tu caso, te lo contamos todo sobre estas lentes de contacto.

 

¿Qué son las lentes de contacto progresivas?

También conocidas como multifocales, las lentillas progresivas tienen varias graduaciones para enfocar y ver con nitidez objetos a diferentes distancias. Se trata de un sistema muy similar al que incorporan las gafas graduadas progresivas.

 

Mujer con lentillas progresivas leyendo un libro

 

¿Cómo están integradas las diferentes graduaciones en la lente de contacto?

 Las graduaciones se pueden incluir mediante 2 sistemas:

  • La lente está formada por círculos concéntricos y cada círculo corresponde a una graduación. Este diseño es el más frecuente porque la visión es más natural y se puede enfocar y ver, tanto de lejos como de cerca.
  • El otro diseño de las lentes multifocales es el conocido como asférico, que también diferencia zonas para ver de cerca y de lejos, pero sin la forma concéntrica.

 

Tipos de lentes progresivas

 Las lentillas progresivas pueden ser blandas, fabricadas con silicona de hidrogel, o duras, compuestas por materiales rígidos. También existen las lentes de contacto progresivas híbridas, que combinan varios materiales para las distintas áreas de su superficie.

En +Visión apostamos por las lentillas de hidrogel de silicona porque su material permite una mayor oxigenación del ojo, previene la sequedad y la irritación ocular, evitando infecciones y permitiendo un uso más prolongado gracias al confort y a la comodidad que proporcionan.

 

Ventajas de las lentes de contacto progresivas

Este tipo de lentes son un avance en cuanto a comodidad para todas aquellas personas que precisan una corrección de varias alteraciones visuales porque ofrecen una gran libertad, pero el uso de lentillas multifocales también tiene otras ventajas:

  • El cambio entre graduaciones es más sutil.
  • La agudeza visual mejora a diferentes distancias.
  • No es necesario usar gafas para ver de cerca o de lejos, con una sola lente se corrigen todas las patologías visuales.
  • Muchas de estas lentillas también corrigen la percepción de halos de luz.

 

Hombre con lentes de contacto multifocales corriendo

 

La adaptación a las lentillas progresivas

 Para la gran mayoría de las personas, estas lentes resultan cómodas y muy fáciles de usar, pero se necesita un periodo de adaptación, ya que el cerebro requiere un reajuste al cambio visual que generan. A continuación, te damos dos recomendaciones para que esta adaptación sea lo más rápida y correcta posible:

  • Uso continuado y regular. Aunque al principio te cueste un poco, lo mejor es usarlas de manera regular. Cuanto más las uses, antes te adaptarás a ellas.
  • Confía en tu óptico-optomestrista. Es el especialista que te ayudará en todo este proceso de adaptación y que resolverá cualquier duda o preocupación que te pueda surgir. Es importante que detectes cualquier problema y se lo comuniques para poder adaptar las lentes de contacto a tus necesidades concretas.

 

Puedes usar lentes de contacto progresivas cada día, para practicar deporte o actividades físicas, o solamente en ocasiones puntuales. Sean cuales sean tus necesidades, pueden ser unas grandes aliadas para disfrutar de la comodidad que proporcionan en tu día a día. Si quieres más información, pásate por tu óptica +Visión más próxima, o pide cita online, y déjate asesorar por nuestro gran equipo de profesionales especialista en contactología.