Mujer con vista cansada trabajando con el ordenador

¿Vista cansada? Descubre si estás notando los primeros síntomas

Si intentas leer una etiqueta en el supermercado y te sorprendes a ti mism@ con el brazo cada vez más alejado para poder ver bien, es posible que estés experimentando los primeros signos de presbicia o vista cansada. En este post te contamos todo sobre esta alteración visual y cómo corregirla.

El 90 % de las personas mayores de 45 años padecen presbicia o vista cansada, una anomalía visual que se produce principalmente porque el ojo envejece. Hay gente que lo percibe antes, otros después, pero al final, a todo el mundo le llega porque se trata de un proceso natural que va unido a la edad. Si notas algunos de estos síntomas, es posible que ya estés sintiendo en primera persona lo que supone tener vista cansada:

  • Dificultad para enfocar. El principal signo de presbicia es la dificultad para enfocar objetos cercanos, especialmente al intentar leer libros o letras pequeñas. Esa falta de enfoque hace que se tenga la necesidad de alejar y acercar el objeto para intentar verlo mejor.
  • Necesidad de iluminación. Cuando antes podías leer con normalidad en espacios con poca luz, ahora necesitas cada vez más iluminación para conseguir buena visión.
  • Problemas con la lectura. Cuando intentas leer a veces tienes la sensación de que las letras se amontonan.
  • Las tareas cotidianas se complican. Conducir o escribir requieren un gran esfuerzo visual que cada vez es mayor.
  • Fatiga ocular. Tras realizar ciertas labores, notas que necesitas descansar la vista.
  • Dolor de cabeza. El esfuerzo visual puede provocar dolores de cabeza que van apareciendo cada vez con más frecuencia.

Hombre teniendo problemas para leer por vista cansada

 

Pero… ¿por qué aparece la vista cansada?

 Cómo explicábamos antes, la presbicia o vista cansada, que es como comúnmente se le llama, no es más que el efecto del paso del tiempo en el ojo, por eso es una alteración visual directamente asociada a la edad. Lo que sucede es que, con el paso de los años, el cristalino, la lente natural del ojo, así como los ligamentos y los músculos que lo envuelven, van perdiendo flexibilidad, y al estar más rígidos, al cristalino le cuesta enfocar como lo hacía antes.

 

¿Se puede corregir?

 Afortunadamente para la presbicia o vista cansada dispones de las siguientes opciones de cristales:

  • Si sólo padeces vista cansada y no tienes ninguna otra alteración visual como miopía o hipermetropía, puedes apostar por tener unas gafas específicas para la lectura, o las tareas que requieran un mayor esfuerzo visual, las conocidas como “gafas de cerca”.
  • Las lentes bifocales son las que combinan 2 tipos de cristal en una misma lente. Esta combinación hace que no haya una visión total en la zona intermedia, ya que la zona inferior es para ver de cerca, y la superior para ver de lejos. Este tipo de gafas cada vez se usan menos.
  • Las gafas con lentes progresivas son las más generalizadas para corregir la vista cansada, cuando también hay miopía o hipermetropía, porque no dividen la lente y son más estéticas y cómodas.
  • Si prefieres las lentillas, puedes usar unas multifocales para corregir vista cansada y otra alteración visual, u optar por una visión combinada, corrigiendo un ojo para ver a mayor distancia, y otro para ver bien de cerca.

Mujer con gafas trabajando

Si leyendo los síntomas de la vista cansada te has sentido identificado, te aconsejamos que vayas lo antes posible a tu óptica +Visión más cercana, y/o pidas cita online, para que nuestro equipo de profesionales te haga las pruebas necesarias y confirmar el diagnóstico.