Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

El síndrome postvacacional también afecta a tus ojos

Después de las vacaciones es muy probable que sufras el conocido síndrome postvacacional. También conocido como estrés o depresión postvacacional, consiste en un proceso adaptativo del cambio de vida: pasamos de estar de vacaciones a sumergirnos en nuestras responsabilidades y tareas y, muchas veces, nos pasa factura.

Los síntomas más frecuentes del síndrome postvacacional son sensación de decaimiento, apatía, estrés, ansiedad, dificultad para concentrarse, falta de energía… Sin embargo, también puede presentar efectos físicos, como serían molestias de espalda, dolores de cabeza o problemas oftalmológicos. Para ayudarte a paliar esos efectos que ponen en riesgo tu salud visual, la doctora Victoria de Juan aconseja dedicar cinco minutos al día para evitar la fatiga y el malestar visual.

Toma nota de los ejercicios que debes hacer para ello:

1. Colócate de pie o sentado y mueve los ojos de derecha a izquierda, de abajo a arriba y en forma de cruz. Cada movimiento debes repetirlo 5 veces antes de pasar al siguiente y, muy importante, no debes realizar movimientos con la cabeza. Con esta práctica ganarás coordinación y elasticidad en los músculos responsables de los movimientos de los ojos.

2. Sitúa tu dedo pulgar a 25 cm, aproximadamente, de tu rostro y enfócalo durante 10-15 segundos para, a continuación, enfocar un objeto lejano (a unos 3-6 metros de distancia) durante la misma fracción de tiempo. Repite el ejercicio 5 veces. De esta manera potenciarás y favorecerás la precisión de tus ojos al enfocar.

3. Mira fijamente el suelo e imagina la forma de un 8 gigante dibujado en él. Con los ojos debes seguir la silueta de ésta y trazar la cifra con la mirada. Realízalo 5 repeticiones hacia una dirección y 5 más hacia la contraria.

4. Cierra casi por completo los ojos, pero sin que los párpados entren en contacto. Con esta posición de cierre parcial, es posible que tiemblen un poco los párpados. En esos casos, trata de enfocar la vista en algún punto en concreto y verás como el temblor disminuye. Mantente durante 15 segundos así y para finalizar el ejercicio cierra, ahora sí complemente, los ojos de forma lenta.

5. Un parpadeo constante de los ojos es importantísimo y, con el auge de las pantallas digitales en nuestro día a día, esta práctica tan necesaria se ve muy afectada. Por ello te recomendamos que en esta serie de ejercicios incluyas guiñar ambos ojos, alternándolos, lentamente y repitiendo con cada uno 5 veces. Asimismo, si tu trabajo implica estar muchas horas delante de pantallas emisoras de luz azul, te recomendamos que te pases al tratamiento MaxBlue.

6. Por último, es importante relajar la musculatura de los ojos durante unos 5 minutos.

 

 

Si con la vuelta al trabajo experimentas molestias oculares, dificultad para enfocar, etc. no dudes en acercarte a tu óptica +Visión más cercana y nuestros ópticos-optometristas te ayudarán. Si lo deseas, también puedes pedir cita. Para cualquier consulta, no dudes en contactarnos.