¿Y tú de qué eres? ¿Gafas o lentillas?

Si tras una revisión ocular te han detectado alguna alteración visual y necesitas corregirla, puedes alegrarte porque hoy en día hay varias opciones para hacerlo. La decisión está en escoger gafas o lentillas. Pero ¿realmente hay que elegir? Te contamos los pros y los contras de cada opción y qué tener en cuenta para escoger.

 

¿Qué es mejor?

No hay una respuesta correcta para esta pregunta porque ambas opciones garantizan tu salud visual y son idóneas para ti, si es lo que quieres, y si es lo que mejor se adapta a tu personalidad y estilo de vida.

 

Gafas; ventajas e inconvenientes

Es la solución a las alteraciones visuales de toda la vida, y aunque en sus inicios el tema estético no era muy tenido en cuenta, hoy las gafas son un elemento más de moda y estilo personal. Su funcionamiento es sencillo y eficaz cumpliendo con su objetivo; corregir problemas de visión de manera inmediata.

Estas son las principales ventajas de llevar gafas graduadas:

  • Son fáciles de usar, de poner y quitar. No es necesario adquirir ninguna técnica para hacerlo como sí ocurre con las lentillas.
  • Mantenimiento sencillo. Las gafas graduadas sólo requieren ser limpiadas correctamente y reajustadas, si fuera necesario, tras un tiempo de uso.
  • Corrigen todo tipo de alteraciones. También las más especiales como las graduaciones muy elevadas.
  • Complemento de diseño. Las marcas se esmeran en crear monturas a la moda cada temporada. Esto hace que tengas muchísimas para elegir y encontrar aquella que encaja mejor con tu imagen.

 

Estos son algunos de los inconvenientes de usar gafas:

  • Campo de visión acotado. Al delimitarse por las monturas, las gafas proporcionan un campo de visión más limitado.
  • Menos confortables para actividades físicas. Las gafas pueden ser más incómodas para practicar deportes, especialmente los de contacto.

 

Chica con gafas de pasta haciéndose un selfie

 

Lentillas; ventajas e inconvenientes

 Las lentes de contacto permiten, al igual que las gafas, corregir alteraciones visuales, pero de una manera más discreta, si modificar tu imagen, y cada vez son más populares.

A continuación, te detallamos las ventajas que supone usarlas:

  • Te ves como siempre. Llevar lentillas no supone un cambio de imagen, como sí ocurre al llevar gafas por primera vez.
  • Libertad y comodidad. Son muy cómodas y perfectas para practicar deporte.
  • No se empañan. Las gafas, especialmente en invierno, suelen empañarse cuando hay cambios de temperatura, pero esto no ocurre con las lentillas.
  • Campo de visión amplio. Las lentillas permiten una visión más completa al no estar delimitadas por la montura como las gafas. Además, la visión es mucho más nítida.

 

Las lentes de contacto también presentan algunos inconvenientes a tener en cuenta:

  • Periodo de adaptación. Cuando comienzas a usar lentillas necesitas un tiempo para que el ojo se adapte a la lentilla y a la nueva forma de ver. Este tiempo es aproximadamente de 2-3 semanas y es necesario realizar una revisión poco después para comprobar la agudeza visual al usarlas y la adaptación de toda la estructura ocular.
  • Requieren un mantenimiento. Para que las lentillas duren más, y para garantizar la salud de tus ojos, es necesario que cuides tus lentillas lavándolas cada día con el líquido o solución salina recomendada por tu óptico-optometrista. De esta manera se conservarán mucho mejor y reducirás el riesgo de infecciones oculares.
  • Nada de agua. Las lentillas no pueden entrar en contacto con el agua, ni la del grifo, ni la del mar o la piscina, ya que puede contener gérmenes y bacterias y podrían producir infecciones oculares, por lo que es mejor descartarlas para deportes acuáticos. En este post te contamos más sobre las lentes de contacto y las piscinas.
  • Técnica para ponerlas y quitarlas. Al contrario que con las gafas, las lentillas se deben poner y quitar siguiendo las recomendaciones del especialista y conseguir hacerlo correctamente requiere cierta práctica.

 

Chica con lentillas haciendo ejercicio

 

Nuestra recomendación para que elijas entre gafas y lentillas

Como te decíamos anteriormente, no hay una opción mejor ni peor, simplemente depende de los gustos y las circunstancias de cada persona. Igualmente, queremos contarte que puede que la solución no esté en decantarse por una cosa o por otra, puede que la combinación de ambas opciones sea la combinación ganadora.

Si usas lentillas, tener un par de gafas en casa para descansar los ojos después de toda una jornada llevándolas es muy recomendable. De hecho, para actividades como ver la televisión, leer, ir a clase o simplemente estar en casa, las gafas son una gran opción.

Si usas gafas habitualmente, es posible que en algunas ocasiones prefieras cambiar un poco y optar por lentillas de manera puntual para eventos familiares, al salir por la noche o al practicar deporte. Tener en tu cajón algunas lentillas desechables para los momentos que tú elijas puede proporcionarte mucha libertad y comodidad.

 

¿Sigues sin decidirte? Acércate a tu óptica +Visión y pregunta, o pide cita online. Nuestro gran equipo de profesionales te ayudará a decidir cuál o cuáles son tus mejores opciones.