Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

Yoga para los ojos

¿Qué es el yoga para los ojos? 

La mayor parte del tiempo estamos expuestos a distintas pantallas como el ordenador, el smartphone, la tablet e incluso la televisión. Pero cuando estamos demasiado tiempo concentrados en una pantalla, el reflejo de pestañar disminuye su frecuencia. Como resultado, se acumula tensión y los ojos se resecan. Entonces guiñamos más los ojos, sentimos pesadez o tenemos dolores de cabeza. Afortunadamente, existe una excelente alternativa para aliviar estos dolores: el yoga para los ojos.

¿Para qué sirve?

El yoga para los ojos es una “gimnasia” ocular que alivia, rehabilita, elimina las tensiones y a menudo permite una mejora de la vista. Esta práctica va dirigida a todas las edades y contribuye a disminuir los riesgos vinculados al uso prolongado de una pantalla.

De la misma manera que en una sesión clásica de yoga, te relajas, respiras y meditas durante unos segundos. El yoga para los ojos es un método simple, eficaz y natural para mejorar la comodidad ocular.

Para cuidar la mirada y para el bienestar de las pupilas, te recomendamos algunos ejercicios:

Relajar los ojos adecuadamente

Para relajar los ojos, existe una técnica llamada “el palming”. En primer lugar, debes empezar por frotar las manos para calentarlas. Coloca las palmas de las manos con delicadeza sobre los ojos para cubrirlos. A continuación mantén la posición, respira lentamente, y relájate durante un minuto. La ventaja de este ejercicio es que es simple y puede realizarse en cualquier momento del día, aunque estés en el trabajo.

Aliviar las tensiones

Para relajar las tensiones acumuladas durante el día, basta con efectuar algunos movimientos oculares. Adopta una postura en la que te sientas cómodo y mantén la cabeza erguida sin moverte.  A continuación, mira lentamente a la derecha, luego a la izquierda, de arriba a abajo y lo más lejos posible.

“Muscular” los ojos

Cuando tengas la oportunidad, no dudes en “muscular tus ojos”, para ayudarlos a ser más eficientes. De pie o apoyado sobre la espalda bien recta, coloca el índice delante de la nariz y apoya el dedo. Aleja lentamente el índice y vuelve a acercarlo lo más lentamente posible. Se aconseja también parpadear regularmente para hidratar los ojos y reducir irritaciones. También puedes cerrarlos por un instante para dejarlos descansar.