Ojo de un niño con hipermetropía

Todo sobre la hipermetropía en niños

¿Crees que tu hijo/a presenta problemas de visión? En este post te contamos todo sobre la hipermetropía infantil, un problema visual muy común entre los más pequeños. A continuación, te explicamos en detalle qué es, qué síntomas presenta y cómo puede corregirse.

¿Qué es la hipermetropía infantil?

La hipermetropía infantil es uno de los problemas visuales más frecuentes en niños. Se trata de un defecto de refracción en el que se les exige un mayor esfuerzo para ver y enfocar objetos de cerca, ya que su visión se torna borrosa. El sistema acomodativo del ojo puede corregir este defecto reconduciendo el foco a su sitio, pero supone un desgaste energético adicional. En la hipermetropía infantil se da un cierto componente hereditario.

¿Qué síntomas presenta la hipermetropía en la infancia?

A estas edades los niños no se quejan porque tienen una gran capacidad para adaptarse al entorno; incluso cuando ya aparece alguna sintomatología, para ellos es difícil expresar o llegar a ser conscientes de si tienen una alteración visual, por ello, debemos estar atentos y fijarnos en una serie de aspectos clave para detectar a tiempo si nuestro/a hijo/a ve o no correctamente.

Observar es muy importante, porque hay signos evidentes que pueden ayudarnos a indicar que existe un problema visual y, de esta manera, poder prevenir, detectar y solucionar.

Para reconocer si nuestro/a pequeño/a puede tener hipermetropía infantil, prestaremos especial atención a los siguientes síntomas:

  • Fuerza la vista y eso le provoca dolor de cabeza.
  • Siente picor, escozor, dolor y/o lagrimeo ocular con un parpadeo excesivo.
  • Presenta endotropia, es decir, estrabismo en el que uno de los dos ojos se desvía hacia adentro.
  • Tiene dificultades para leer, escribir o concentrarse en una tarea en concreto.
  • Su rendimiento escolar es bajo y no por que no resulte una actividad atractiva sino porque le causa molestias y estrés ocular.
    En etapa preescolar, hay que fijarse si le cuesta hacer actividades como recortar o modelar, si se sale mucho de la línea cuando colorea o si le cuesta ordenar objetos por forma, tamaño o medida.

 

Niño con dificultades a la hora de leer

 

¿Se puede corregir la hipermetropía en niños?

Aunque no siempre sea necesaria una corrección para la hipermetropía en niños, sí hay posibilidades de tratamiento. El más habitual es la corrección óptica con gafas graduadas. Tras una revisión ocular, será el óptico-optometrista el encargado de recomendar la mejor solución para cada caso en particular. También existe la posibilidad de complementar el tratamiento con lentes de contacto para lograr una mayor comodidad, por ejemplo, a la hora de practicar deporte de forma habitual.

¿Cómo llevar un control visual al día?

Si tu hijo tiene entre 3 y 8 años y es hipermétrope, resulta imprescindible que se realice exámenes visuales periódicamente para comprobar si la hipermetropía se corrige de manera natural junto con el desarrollo completo del ojo o si, de lo contrario, necesita tratamiento optométrico.

 

Niño realizándose un examen visual en una óptica

¿En qué se diferencia la hipermetropía de la miopía infantil?

Tanto la hipermetropía como la miopía infantil son dos anomalías visuales de refracción ocular que provocan una visión borrosa y evitan poder ver con claridad. Aun así, no deben confundirse.

  • Mientras que los niños con hipermetropía presentan dificultades para ver bien de cerca, los niños miopes no pueden ver bien de lejos.
  • Además, en el caso de la hipermetropía la luz se focaliza detrás de la retina, mientras que en la miopía se enfoca delante de la misma.

¿Y del astigmatismo?

El astigmatismo es una anomalía en la curvatura de la córnea que impide enfocar correctamente los objetos, y hace que los veamos deformados o difuminados. La razón de esta visión borrosa es debido a que la luz no se enfoca exactamente en la retina, sino en puntos separados.

 

Ahora que ya conoces qué es la hipermetropía y qué síntomas presenta en los más pequeños, no olvides la importancia de observar. Recuerda que el cuidado de la visión es fundamental para la salud visual de los niños, pero también para que su rendimiento escolar sea óptimo y adecuado. No olvides pedir cita previa en tu óptica +Visión más cercana para que nuestro equipo de ópticos-optometristas evalúe la salud visual de tu pequeño. Es una gran responsabilidad hacerle un examen visual a un niño y graduarle la visión, pero en +Visión estamos preparados para ello. Realizamos estudios y revisiones visuales para descartar cualquier tipo de anomalía visual, entre ellas, la hipermetropía.