Niña con problemas de visión

Cómo detectar problemas visuales en niños

¿Serías capaz de identificar si tu pequeño tiene alguna alteración visual como miopía o astigmatismo? Si la respuesta es no, no te preocupes porque en este post te contamos en qué debes fijarte y qué tener en cuenta para detectar si tu pequeño tiene un problema de visión y poder buscar ayuda que necesita para corregirlo.

 

Niña en el colegio acercándose demasiado al papel para pintar

 

La visión en la infancia

La visión es un sentido fundamental para la vida de cualquier persona, pero en la infancia tiene una especial relevancia porque la mayoría del aprendizaje se recibe a través de los ojos. Tener problemas de visión a una edad temprana puede afectar a todos los ámbitos de la vida de un niño; al relacionarse con otros niños, al practicar deporte o en su rendimiento escolar.

Durante la infancia es complicado que los niños sepan expresar y transmitir que no ven correctamente porque tienen una gran capacidad de adaptación y se acaban acostumbrando a las molestias. Además, si son muy pequeños, no son capaces de distinguir qué es ver bien o ver mal porque lo más probable es que siempre hayan vivido con esa alteración visual.

 

Descubre si tu hijo tiene un problema visual

 A continuación, te damos algunas claves en las que debes fijarte para detectar si tu pequeño pudiera tener algún problema de visión:

  • Para ver objetos situados a cierta distancia tiene que fruncir el ceño y/o entrecerrar los ojos.
  • Tras realizar actividades de lectura, escritura o en las que ha tenido que concentrarse y forzar la vista, siente molestias, parpadea mucho y se frota los ojos, que pueden irritarse o enrojecerse.
  • Para leer mueve la cabeza siguiendo las líneas en vez de mover sólo los ojos.
  • Si es más mayor y ya puede expresarse, es posible que se queje de dolores de cabeza con frecuencia.
  • Se choca con objetos, tropieza constantemente y tiene problemas de equilibrio.
  • Muestra poca habilidad practicando deportes, especialmente en aquellos que requieren de coordinación ojo-mano.

 

Niña en un examen ocular

 

  • A nivel escolar, presenta cierto retraso con la lectura y la escritura y puede que confunda letras y palabras.
  • Es posible que rechace realizar algunas actividades si implican usar la visión de cerca o de lejos, dependiendo de cuál sea el origen de su limitación.
  • Se acerca demasiado al libro, a la libreta, a la tablet o a la televisión.
  • Le cuesta prestar atención, pierde interés y se cansa con facilidad.
  • Adopta posturas incómodas con la cabeza para poder ver algo o a alguien. También se sienta mal para escribir porque busca poder enfocar mejor.
  • Tiene dificultades con las manualidades, especialmente para seguir o recortar líneas.

 

Es importante detectar a tiempo las alteraciones visuales en la infancia para poder tratarlas, corregirlas y que, de esta manera, influyan lo menos posible en el desarrollo del niño. Realizar un examen visual anual es fundamental para descubrir la presencia de problemas visuales que no se han identificado. Si quieres más información sobre revisiones oculares para niños, busca tu óptica +Visión más próxima y pide cita para que te asesore uno de nuestros ópticos-optometristas. ¿Necesitas hacer tu pedido de lentillas? Puedes hacerlo aquí.