Hombre con el rostro borrado

Prosopagnosia; la ceguera facial que impide reconocer caras

En este post no vamos a hablarte de un problema visual, pero sí de un problema de percepción; la prosopagnosia. Se estima que un 2 % de la población mundial padece esta ceguera facial, ¿lo sabías? Si quieres saber en qué consiste está anomalía, sigue leyendo porque te lo contamos todo.

 

Mujer en penumbra

 

Descubriendo la prosopagnosia

Se trata de un tipo de agnosia visual que consiste en la imposibilidad de reconocer rostros. Los ojos funcionan correctamente, pero el cerebro no procesa como debe la información; es capaz de interpretar los elementos que forman los rostros, pero no consigue crear la asociación con personas conocidas o personas vistas anteriormente e identificarlas. Como decíamos, es un problema de interpretación cerebral, no un problema visual.

La ceguera facial se puede padecer en distintos grados:

  • Prosopagnosia asociativa. Puede identificar algunos rasgos y características como sexo, raza o edad, pero no reconocen el rostro y son incapaces de asociar una cara a un familiar o persona conocida.
  • Prosopagnosia aperceptiva. Identifican por separado las diferentes partes de un rostro, pero no son capaces de entender que todas esas partes conforman una cara. Esto se debe a un fallo del análisis en su conjunto.

En el caso de niños que lo padezcan, el diagnóstico es muy complicado, ya que se suele asociar a timidez o a despistes. En general, se estima que lo padece mucha más gente de la que se tiene constancia, pero por desconocimiento, se relaciona con mala memoria para las caras.

 

¿Por qué se da la ceguera facial?

De la prosopagnosia se sabe hasta el momento que suele afectar a personas que han sufrido algún tipo de lesión cerebral en ambos hemisferios de manera simétrica, aunque es más frecuente cuando la lesión se encuentra en la parte derecha. Este tipo de lesiones surge como consecuencia de derrames cerebrales, tumores, traumatismos, infecciones del sistema nervioso y enfermedades neurodegenerativas. La prosopagnosia también puede ser congénita, pero es algo muy inusual porque se trata de un trastorno muy raro que afecta a un porcentaje muy bajo de la población.

 

Mujer tapándose la cara con los brazos cruzados

 

La vida con prosopagnosia

La ceguera facial no tiene tratamiento, así que las personas que lo padecen sólo pueden intentar acostumbrarse y desarrollar algunas técnicas que les sirvan de ayuda para manejarse en el día a día con este trastorno. Algunos de los trucos que utilizan son:

  • Guiarse por el tono de voz y la forma de hablar.
  • Fijarse en el color y la forma del cabello.
  • Tomar como referencia rasgos característicos y únicos como lunares, pecas, marcas o cicatrices.
  • Guiarse por la forma de moverse de la otra persona, sus gestos, su manera de caminar, de mover las manos, etc.
  • Fijarse en complementos como sombreros, pañuelos, pendientes, diademas, cualquier cosa que pueda dar pistas de quién es la persona.

 

¿Sabías que existía este trastorno? ¿Conoces a alguien que lo padezca? Si quieres más información, encuentra tu óptica +Visión más cercana y llama para pedir cita y que un componente de nuestro equipo de profesionales te ayude y te oriente. Te recordamos que si necesitas hacer un pedido de lentillas, puedes hacerlo aquí.