El momento ha llegado, ¿cómo saber si necesitas gafas?

Si has disfrutado de una buena visión durante gran parte de tu vida, pero últimamente notas que algo no va bien, quizá podrías tener una variación en tu graduación y hay que comprobar si necesitas gafas graduadas.

La pérdida de visión suele ser gradual, lo que a veces hace que la persona no sea realmente consciente de ello. No dar importancia a los problemas visuales y retrasar el uso de las gafas puede generar un sobreesfuerzo en los ojos, provocando a corto y medio plazo fatiga ocular, lagrimeo o dolor de cabeza, y otros problemas más graves a largo plazo.

Señales que indican que necesitas gafas

 Es posible que notes una pérdida de agudeza visual al leer o al mirar el móvil, al trabajar con el ordenador o al visualizar carteles y señales lejanas cuando conduces. A continuación, detallamos un poco más los signos que indican que puedes necesitar gafas:

  • Visión borrosa de cerca. Es mucho más perceptible al leer porque se ven las letras borrosas. Otras tareas que requieren un esfuerzo visual, como enhebrar una aguja, se complican porque no se tiene una visión nítida.
  • Entrecerrar los ojos. Se trata de un acto inconsciente que suele hacerse al necesitar gafas. Se hace porque al cerrar un poco los ojos entra menos cantidad de luz y los objetos se ven algo mejor. Este gesto puede servir de manera temporal, pero a largo plazo, podría provocar estrabismo.
  • Dolor de cabeza. Es un síntoma que puede tener diferentes causas de salud, pero si se alarga en el tiempo y suele darse en las sienes y en la frente, es posible que se deba a un sobreesfuerzo de los ojos. Si lo dolores se intensifican cuando se pasa más tiempo leyendo o delante del ordenador, y disminuyen cuando la vista descansa, es muy probable que necesites gafas.
  • Fatiga visual. Cuando los ojos realizan un esfuerzo extra para poder ver mejor, a menudo se ven rojos y/o con sensación de ardor.
  • Estirar o encoger el brazo al leer. Para poder enfocar mejor las letras puedes tener la necesidad de mover el brazo para alejar o acercar el libro.
  • Necesidad de luz. Las personas que necesitan gafas a veces notan que necesitan más luz que antes para ver detalles de objetos o leer.

Veo mal… ¿qué hago?

Si algo de todo lo que te hemos detallado te está sucediendo, sin duda necesitas someterte a un examen visual con un óptico-optometrista que confirme de qué se trata y ver cuál es el mejor tratamiento en tu caso, que podría ser usar gafas graduadas, lentes de contacto o incluso realizar ejercicios de terapia visual.

Y si ya llevas gafas, te recomendamos que acudas una vez al año a tu óptica para revisar tu visión, ya que además de las alteraciones en la graduación, existen otras patologías graves que sólo se detectan con revisiones específicas como el glaucoma o la degeneración macular (DMAE).

No dejes pasar más tiempo, pide cita online hoy mismo para hacerte un examen visual, o pásate a preguntar en la óptica +Visión más cercana. Descubre dónde está con nuestro localizador de ópticas.