Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

Las gafas en el trabajo

La pantalla del teléfono o la del ordenador tienen un impacto negativo sobre nuestra vista. Las gafas para el ordenador están recomendadas para las personas que sufren de molestias de la vista a diario. Es el caso de cuando se tienen los ojos rojos y doloridos o cuando se siente picor, razones por las que nuestra visión puede verse afectada.

¿Por qué usar gafas para el ordenador?

Una comodidad visual óptima es esencial para mantener la eficacia en el trabajo frente a la pantalla del ordenador. En efecto, el cansancio visual puede provocar dolores que resultan molestos.

Según el tiempo que pasemos delante de la pantalla del ordenador, es necesario utilizar gafas para el ordenador (gafas de descanso) adaptadas a la distancia de lectura de una pantalla (55 a 65 cm).

Los tratamientos antirreflejos ofrecen una comodidad óptima para los ojos, permitiendo que éstos luchen contra la luminosidad de la pantalla que llega al ojo de forma directa y que puede constituir una agresión visual. Estos tratamientos acaban con la sensación de deslumbramiento, los dolores de cabeza o incluso con la irritación ocular.

Recomendaciones para descansar la vista

Para evitar todo cansancio ocular, es aconsejable respetar algunos consejos de ergonomía. En primer lugar, hay que tener bastante luz en la habitación donde nos encontramos. A veces es necesario acondicionar el espacio vital. Hay que jugar con el emplazamiento y la orientación de la pantalla, para favorecer la iluminación, y con ello evitar los reflejos.

Un ordenador es una fuente de luz que puede ser molesta si el ojo se concentra en él durante demasiado tiempo. Cuando se trabaja de manera prolongada con un ordenador, es recomendable descansar de vez en cuando y sobre todo parpadear frecuentemente para hidratar los ojos. Por otro lado, no dude en mirar a lo lejos para descansar los ojos.

Si a pesar de todas estas precauciones, se te irritan siempre los ojos cuando estás frente a la pantalla, no dudes en consultar a un oftalmólogo. Este último podrá prescribirte gafas equipadas de cristales con las tecnologías más avanzadas, las llamadas antiestrés.