Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

4 mitos sobre la salud visual

 

En el día a día nos encontramos con muchas creencias populares que hemos interiorizado hasta tal punto que consideramos ciertas: el frío causa resfriados, si te arrancas una cana te salen siete, el chocolate negro no engorda… En el post de hoy hablamos sobre 4 mitos sobre el cuidado de la vista. ¡Sigue leyendo!

 

 

  1. Leer con poca luz te daña la vista

Seguro que de pequeño te lo dijeron más de una vez “enciéndete la luz que leer en la penumbra es muy malo”. Lo cierto es que tu vista no empeora por el hecho de leer con un déficit de luz. Sin embargo, no es recomendable forzar la vista en estas circunstancias ya que sí es posible que tus ojos se cansen con mayor rapidez.

 

  1. Ponerte las gafas de otra persona te daña los ojos

Las gafas modifican la condición de una persona que tiene dificultades con la vista, pero no tienen la propiedad de cambiar ninguna parte del globo ocular; por lo tanto: NO, ponerte unas gafas ajenas no dañará tus ojos. Si bien notarás alguna molestia generada por la visión de objetos borrosos, lo peor que te puede ocurrir, en el caso de que te las dejes puestas durante un rato prolongado, es que te acabe doliendo la cabeza.

 

  1. Ver la televisión de cerca daña la vista

Los especialistas han desmentido este extendidísimo mito entre todos los padres y madres del mundo: según la Academia de Oftalmología de EE.UU., ver la tele desde distancias cortas no causa daño alguno al globo ocular.

 

  1. Comer muchas zanahorias va bien para la vista: son el mejor alimento para cuidarla

No sabemos de dónde procede esta predilección por alabar la zanahoria y considerarla el mejor alimento para cuidar la vista. A pesar de que contiene vitamina A y, es cierto, protege la córnea, ese beneficio se obtiene en mayor medida de muchísimos otros alimentos. Tal y como indica la Escuela de Medicina de Harvard, los vegetales con hojas verde oscuro son mejores, así como las frutas frescas, ya que estos alimentos ayudan a proteger al globo ocular de enfermedades relativamente comunes, como por ejemplo cataratas y degeneración macular.