Ha llegado el verano, un verano muy esperado que quieres disfrutar y aprovechar el buen tiempo para hacer todas las actividades en el exterior que no pudiste hacer durante el invierno. Entendemos tus ganas, pero nuestra misión es hacerte comprender la importancia de no olvidarte de tus ojos y protegerlos del sol como es debido, por eso en este post te damos las claves para que vivas lo mejor del verano con la máxima seguridad.

Tenemos muy asumido que, con el fin del verano y las altas temperaturas, nuestros ojos ya no precisan de protección y las gafas de sol ya no son necesarias. Te informamos que sucede todo lo contrario: con la llegada del clima frío y seco,  los ojos necesitan aún más atención y precauciones. ¡Sigue leyendo y descubre cómo puedes proteger tus ojos en invierno!

El otoño es una época del año perfecta para hacer excursiones y por ello, es muy frecuente aprovechar los fines de semana para practicar alpinismo, senderismo o simplemente pasar una mañana en la montaña. Seguro que no olvidas el abrigo y las botas el gorro pero, ¿qué pasa con las gafas de sol? Son un elemento imprescindible en la montaña para proteger nuestros ojos de la radiación del pero no siempre nos acordamos de meterlas en la mochila.