Mujer haciendo un gesto con la mano sobre su ojo

Mejora tu salud visual con estos ejercicios oculares

¿Sabías que practicando cada día unos sencillos ejercicios oculares puedes prevenir enfermedades y conservar tu salud visual mejor y más tiempo? A continuación, te detallamos estos ejercicios para que hacerlos se convierta en tu nuevo hábito saludable y sepas cómo cuidar tu visión.

 

Beneficios de ejercitar tus ojos

Las pantallas forman parte de tu día a día, y tus ojos y toda la musculatura que los rodea, se pasan horas esforzándose por proporcionarte la mejor visión posible. Dedicar unos minutos a realizar ejercicios específicos para los ojos y sus músculos puede proporcionarte los siguientes beneficios:

  • Relajar y reducir la sensación de cansancio y fatiga ocular.
  • Disminuir la irritación de los ojos.
  • Mejora la acomodación, es decir, la capacidad para enfocar y desenfocar los objetos a diferentes distancias.
  • Favorece la coordinación entre el ojo y su musculatura, mejorando la visión periférica.
  • Previene el síndrome del ojo seco porque ayuda a mantener los ojos lubricados y húmedos.
  • Ayuda a prevenir también enfermedades oculares degenerativas como las cataratas y la degeneración macular (DMAE).

 

Mujer mirando el móvil en la cama

 

Ejercicios oculares para hacer en casa

Rápidos y sencillos, así son estos ejercicios para mantener tus ojos sanos. Toma nota y empieza a practicarlos:

1- Abrir y cerrar lentamente. Al principio, y al final del día, tómate unos minutos para cerrar los ojos y dejarlos totalmente relajados. Después, ábrelos despacio. Así reactivas la circulación y relajas toda la musculatura.

2- Parpadeo rápido. Si tras varias horas delante del ordenador, leyendo, o haciendo una actividad que requiera fijar tu vista durante un largo periodo de tiempo, y notas que tus ojos están algo secos, parpadea rápidamente para lubricarlos de nuevo.

3- Ejercita tu acomodación. Coge un objeto, no demasiado grande, algo que puedas manejar como una cuchara o un bolígrafo, acércalo a tus ojos y cuando esté bien enfocado, empieza a alejarlo lentamente. Después puedes hacerlo a la inversa; desde detrás hacia adelante, y después de lado a lado.

4- Reactiva la circulación. Cuando notes que tu vista está cansada, cierra los ojos y presiona durante unos segundos sobre tus párpados.

5- Alterna la vista. Coge dos objetos, uno en cada mano, sepáralos del cuerpo, a la altura de los hombros, y mira uno, para después pasar a mirar el otro. Así hasta 10 veces.

6- Guiña. Empieza con un ojo, luego con el otro, así hasta 10 veces.

7- Mirando a todos los lados. Cuando concentras tu visión sueles hacerlo en una sola dirección, por eso es importante dar juego a tu visión periférica moviendo los ojos en todas direcciones. También puedes moverlos teniéndolos cerrados.

 

Hombre en la oficina con fatiga visual

 

8- Sigue con la mirada. Toma un lápiz, estira el brazo y con la otra mano tápate un ojo. Mueve el lápiz despacio y síguelo con el ojo libre. Luego cambia de ojo y repite el ejercicio.

9- Aquí y allí. Este ejercicio sigue ejercitando tu acomodación; se trata de enfocar algo que tengas cerca, y a continuación, algo que tengas lejos y a la inversa.

10- Relaja el cuello y los hombros. El uso y abuso de las nuevas tecnologías también derivan en malas posturas que cargan otras partes del cuerpo, y los hombros y el cuello suelen ser los más perjudicados. Mueve el cuello en todas direcciones haciendo círculos, también los hombros hacia delante y hacia atrás, así activarás la circulación de las cervicales.

 

¿Qué te parecen estos ejercicios oculares? ¿Crees que tienes unos minutos para cuidar de tu visión tras un día forzando tus ojos ante la pantalla? Si quieres más información sobre la fatiga visual y cómo prevenirla, puedes pasarte por una de nuestras ópticas y/o pedir cita online.

 

 

Pedir cita online ahora.