Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

La prevención en los niños

Los ojos de los niños son especialmente sensibles, por eso es muy importante cuidar su vista a partir sus primeros años de vida y preocuparse por la calidad de las monturas y los cristales.

1/ La prevención: cómo saber si tu hijo debe llevar gafasSe puede efectuar un seguimiento de la vista de tu hijo a partir de los 9 meses a través de su pediatra. Esto te permitirá comprobar el buen desarrollo de sus capacidades visuales a lo largo de su aprendizaje. Un correcto tratamiento de los problemas visuales permitirá que recupere la vista en su totalidad o mantener una leve corrección. Te habrás dado cuenta de que conviene ayudar al desarrollo de la visión de tu hijo desde un primer momento, para garantizarle una óptima comodidad visual en el futuro.

Entre los indicios que sugieren un problema de vista del niño se encuentran, sobre todo, los dolores de cabeza, los parpadeos repetidos, el estrabismo. Si estos signos se repiten, no dudes en consultar a un oftalmólogo. Por otra parte, también es importante comprobar los antecedentes familiares.  Una vez detectado el problema visual, aún nos falta encontrar las gafas más adecuadas para la vista de nuestro hijo.

2/ Elegir las gafas de tu hijo

A menudo es recomendable elegir monturas de plástico. Serán más resistentes a las torsiones, los aplastamientos y a las posibles travesuras de los niños. Al ser ligeras, estas monturas no dejan marcas en la nariz y son muy flexibles.

También es aconsejable elegir gafas para el niño con cristales redondos, para que no pueda mirar por encima de las gafas. Se beneficiará así de una corrección óptima sea cual sea su campo de visión. En cuanto a la elección de los cristales de las gafas del niño, el cristal orgánico es el más apropiado ya que es ligero y resistente.

Encontrarás a otros consejos para elegir bien las gafas de tu hijo en este artículo.