Cuando sólo existe una alteración visual, como la miopía o la hipermetropía, la corrección mediante gafas o lentillas está clara, pero ¿qué sucede cuando hay más de un problema visual? De hecho, a partir de los 40 años, cuando aparece