El post de esta semana está dedicado a uno de los defectos visuales más comunes: el astigmatismo. Esta patología provoca que las imágenes se enfoquen sobre la retina de forma distorsionada, lo que impide el enfoque claro de los objetos y generalmente está causado por una alteración en la curvatura anterior de la córnea. El astigmatismo puede aparecer solo o asociado a la miopía o hipermetropía, y suele ser estable durante toda la vida.

Como ya hemos comentado alguna vez en este blog, distintos estudios indican que el fracaso escolar puede estar relacionado con la mala visión, y las cifras lo demuestran: uno de cada tres fracasos escolares se deben a problemas de vista. Lo cierto es que una mala salud visual interfiere en el aprendizaje de los más pequeños y, en consecuencia, en su futuro. En el post de esta semana repasamos algunos de los problemas más comunes y os damos algunas claves para identificar posibles alteraciones en la visión de los más pequeños de casa.

Con la vuelta a la escuela y a la jornada laboral también vuelven las horas delante de la pantallas digitales, como la del móvil, la tableta, el ordenador y los libros electrónicos. Además, los peques de casa también utilizan estos dispositivos para el aprendizaje. La exposición a las pantallas digitales favorece la aparición de problemas visuales debido a luz azul que emiten. En +Visión disponemos del tratamiento MaxBlue, capaz de prevenir los efectos negativos de esta luz.

A pocos días para dar el pistoletazo de salida a un nuevo curso escolar, las mochilas están listas, todo el material escolar a punto y la ropa perfectamente preparada… pero, ¿qué pasa con la salud visual de los pequeños estudiantes? Bajo ningún concepto debemos descuidar la visión de los niños, puesto que es un factor clave para garantizar un buen rendimiento durante el año y evitar así el fracaso escolar.