Nos levantamos algo dormidos y las cogemos de cualquier manera. Salimos de casa con prisas. Las quitamos y ponemos varias veces al día para frotarnos los ojos o descansar la vista. Los días de lluvia es inevitable que las gotas acompañen nuestra visión. ¿Cuántas huellas dactilares o partículas de polvo pueden tener los cristales de nuestras gafas? Imposible contarlos, pero son claramente visibles... ¿o no?