La vuelta al cole es un momento muy importante para todas las familias y las primeras semanas de septiembre se convierten en unos días centrados en la compra de libros, ropa, material escolar, cambio de horarios… Pero no somos conscientes de que los niños estarán varias horas delante de la pizarra, de un libro o de una libreta. Y muchas veces, las dificultades de aprendizaje vienen de la mano de problemas visuales. Es por eso que la vuelta al cole es un momento clave para revisar la visión de tus hijos.

La alimentación es uno de los factores más importantes que influyen directamente en la salud. Unos buenos hábitos alimentarios permiten al cuerpo un desarrollo favorable y la prevención de enfermedades. Todo y eso, una dieta rica en vitaminas y suplementos nutricionales no significa una cura para cualquier problema de visión, pero una nutrición sana y equilibrada puede reducir el riesgo de padecer patologías oculares y así mantener una buena salud visual a lo largo de los años.