Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

Cuidarse desde los primeros síntomas de problemas visuales

La vista forma parte de los cinco sentidos que rigen la vida de una persona. ¡Por ello es importante cuidar de nuestros ojos y aprender a reconocer los diferentes problemas de la vista y los síntomas que los evidencian! Nuestros consejos te ayudarán a detectar los síntomas de un problema visual.

 

Primeros problemas visuales y síntomas

La vista evoluciona a lo largo de la vida de una persona y los problemas de la vista pueden aparecer a cualquier edad. Por ello, el control y la vigilancia de la agudeza visual deben hacerse de forma permanente.

Nuestros consejos para ayudar a reconocer los síntomas de un problema visual:

– Si tiendes a fruncir los ojos para ver de lejos o a acercas la hoja para leer o escribir, seguramente te encuentras frente a un problema de vista llamado miopía. Ten en cuenta que este problema visual a menudo se diagnostica durante la infancia y la adolescencia.

– Si tienes dolores de cabeza y si tienes dificultades para leer durante un tiempo prolongado, esto significa que tienes otro tipo de problema visual, la hipermetropía. Atención, los dolores de cabeza también pueden ser un síntoma del astigmatismo.

Debes saber que estos dos últimos problemas de vista pueden aparecer a cualquier edad.

– La presbicia se diagnostica sobre los 40-45 años. Si necesitas alejar el periódico para distinguir correctamente las letras, debes saber que se trata de un síntoma característico de la presbicia.

De modo general, tan pronto como tengas una sensación de tensión, de pesadez o simplemente de incomodidad en la zona de los ojos, esto significa que tienes un problema de la vista. Los síntomas también pueden manifestarse en forma de quemaduras, irritaciones y picazón en el borde de los párpados.

Comienza por asegurarte de que esta molestia es pasajera, y en caso contrario, consulta sin demora a un profesional de la vista. Puede tratarse de las primeras manifestaciones de un problema de la vista. Estos trastornos de la visión pueden corregirse llevando gafas, lentillas o con una operación quirúrgica.

 

Llevar las primeras gafas o lentillas

Cuando aparecen los primeros síntomas de cansancio visual, debes ser consciente de la necesidad de llevar gafas graduadas. Estas últimas serán prescritas por un oftalmólogo, después de un minucioso examen de la vista. El óptico se encargará de aconsejarte para escoger unas gafas adaptadas a tus necesidades y tu presupuesto.

También puedes optar por llevar lentillas. Corrigen todos los problemas de la vista: miopía (dificultad para ver de lejos), hipermetropía (dificultad para ver de cerca), astigmatismo (visión deformada) y finalmente la presbicia (envejecimiento de los ojos). Ciertas lentillas son también capaces de corregir varios problemas a la vez.

¡No lo olvides, los ojos son la parte más sensible del cuerpo humano, hay que protegerlos y pedir cita con un especialista ante los primeros síntomas!