Banner descuento gafas graduadas, monofocales o progresivas
X

Cómo elegir tu montura de gafas ideal

A la hora de elegir la montura de gafas ideal, debes tener en cuenta algunos factores que determinarán la forma y color de tus gafas.

Unas gafas de cerca o de lejos

La graduación que necesitas influye en el tipo de montura. ¿Por qué? Simple: las gafas de ver de cerca llevan un cristal más grueso en el centro por lo que la elección debe centrarse en monturas que no sean ni muy largas ni altas.

La forma de tu rostro, tu montura ideal

Existen 4 formas de caras:

– Rostro ovalado

– Rostro cuadrado

– Rostro corazón o diamante

– Rostro redondo

Si tu cara es ovalada permite una amplia elección de monturas, ya que posee un equilibrio de las facciones. Para este tipo de rostros se pueden llevar tanto cuadrados, como ovalados o redondos.

Su tu rostro posee rasgos ligeramente cuadrados o rectangular, es preferible que optes por monturas ovaladas o redondas para suavizar las facciones.

Si tu rostro se caracteriza por tener una frente ancha, mejillas predominantes y barbilla en punta, tienes un rostro con forma de corazón o diamante. Para este tipo de cara se recomienda optar por gafas redondas u ovaladas. También quedan bien las monturas sin armazón, aunque si optas por una montura de pasta o metal recuerda la línea superior de la gafas debe coincidir con la línea de las cejas.

Los rostros redondos deben optar por gafas con marcos redondos o rectangulares con el fin de quebrar el ancho de este tipo de rostro. Una recomendación es optar por gafas que tengan adornos en las esquinas, o que la longitud de arriba abajo sea lo más grande posible.

Para gustos, colores

Tanto la elección del material como del color son factores determinantes en la selección de la montura ideal. Los materiales pueden ser de metal (plateado, cromado, de color) o de pasta (policarbonato) o, simplemente, sin armazón.

La recomendación es que elijas aquel color que mejor te sienta y con el que más cómodo te estés. Algunos factores que puedes tomar en cuenta son: color de la piel, color de ojos, entre otros factores.

Como os podréis imaginar no hay fórmula perfecta, por ello acércate a tu óptica más cercana y encuentra tu montura de gafas ideal.